Personas se presentan en el refugio para consolar a los perros asustados durante fuegos artificiales

Más de 100 personas acompañaron a los perros de un refugio durante los fuegos artificiales del 4 de julio en Estados Unidos,

Personas acompañaron a los perros de un refugio durante fuegos artificiales

Mientras millones de personas en todo Estados Unidos miran los fuegos artificiales del 4 de julio, algunos residentes en un pueblo de Arizona terminan en un lugar completamente diferente: un refugio de animales.

Los fuegos artificiales pueden hacer que nuestros hijos peludos se acurrucen debajo de la cama o incluso corran en las calles y se pierdan (muchos perros desaparecen el 4 de julio por esta misma razón).

En cuanto a los perros de los refugios, solo pueden acurrucarse solos en sus jaulas hasta que terminen los fuegos artificiales. Pero un refugio tuvo una idea brillante para ayudar a estos animales sin hogar a relajarse durante las vacaciones.

Personas acompañan a perros de un refugio durante fuegos artificiales

Personas acompañando perros del refugio
Foto: Facebook/ Amy Engel

El Departamento de Cuidado y Control de Animales del Condado de Maricopa tiene un programa llamado “Calming Companions”, donde invitan al público a sus refugios para sentarse con los perros y los gatos. El ruido fuerte y constante de los fuegos artificiales pueden ser una experiencia terrible para los animales, y aún más en las condiciones de hacinamiento de un refugio.

El año pasado, más de 300 personas de la comunidad se presentaron en las dos ubicaciones del refugio en Phoenix, Arizona.

Ben Swan, director de desarrollo del refugio, dijo en un comunicado de prensa:

“Fue abrumador ver cómo respondió la comunidad. Realmente ayudó a difundir nuestro mensaje de que MCACC está aquí para ayudar”.

Niño lee cuentos a los perros
MCACC

José Santiago, oficial de información pública del refugio dijo el año pasado a The Dodo:

“Los refugios pueden ser un lugar muy estresante para los animales. Cuando agregas los ruidos fuertes de una explosión de fuegos artificiales, eso los hace aún más ansiosos. Nos preguntamos: ‘¿Qué podemos hacer para que esta noche sea lo más tranquila posible para ellos?'”.

El Departamento de Cuidado y Control de Animales del Condado de Maricopa está acostumbrado al caos que pueden traer las celebraciones del 4 de Julio. Los perros asustados por el ruido de los fuegos artificiales pueden huir, dejando a su familia temerosa por su seguridad y bienestar, y a menudo terminan siendo llevados a estos refugios. Esto lleva a uno de los días más ocupados para los refugios y su personal.

José Santiago dijo:

“Esperamos que sea un día ocupado, desafortunadamente, mucha gente deja a sus perros afuera y esos ruidos fuertes y explosiones hacen que caven bajo las cercas, a veces saltan las cercas, hemos escuchado casos de perros saltando por las ventanas, todo por temor a esas fuertes explosiones”.

Más de 100 personas en el refugio el 4 de julio
Foto: Facebook/ Amy Engel

El año pasado estos maravillosos voluntarios llevaron sus propias sillas y mantas para sentarse mientras leían, tocaban música y entretenían a los perros. El personal de los refugios ofreció golosinas, juguetes y juegos que ayudaron a mantener a los perros y gatos ocupados, y el esfuerzo conjunto permitió una gran experiencia para todos los involucrados.

Los niños pequeños leyeron sus libros de cuentos favoritos a los perros, mientras que otras personas venían con guitarras y ukuleles para tocarles.

Algunos visitantes simplemente ofrecieron suaves caricias de consuelo durante unas horas, y eso hizo toda una diferencia.

José Santiago dijo:

“Pudimos ver como la gente hablaba con los perros y acariciaba su pelaje, sus ojos se volvían cada vez más pesados. Muchos se acostaron justo en el borde de su perrera y se quedaron dormidos. Eso dice mucho de lo importante que es el toque humano para esos animales”.

Voluntarios cantaron y leyeron cuentos a los perros

Normalmente el refugio permite que los voluntarios caminen y jueguen con los perros, pero el personal se dio cuenta de que sus perreras eran los lugares más seguros para que los perros estuvieran esa noche. Los fuegos artificiales a menudo pueden desencadenar una respuesta de escape en los perros, por lo que después de las 7 pm, cada perro fue instalado en su perrera.

Aunque el evento fue algo así como un experimento en ese entonces, el refugio empleará la misma rutina para el próximo 4 de julio y en la víspera de Año Nuevo.

Al final resultó que, el evento tuvo otros impactos súper positivos que fueron más allá de una sola noche.

MCACC escribió:

“Muchos participantes desarrollaron relaciones duraderas con el refugio, nrindaron hogar de acogida, adoptaron una mascota o se hicieron voluntarios”.

MCACC trabaja incansablemente para cuidar a los animales de su comunidad, ayuda a estos animales a reunirse con sus familias y encuentra nuevas casa para los animales sin hogar. Si estás buscando adoptar, ofrecerte como voluntario o ayudar de otra manera, ponte en contacto con ellos.

Visita también:

Perro rescatado finalmente se relaja cuando consigue su propio juguete

Perro no puede creer que su familia haya adoptado un nuevo cachorro sin consultarle primero