Gatita que no puede cerrar los ojos no deja de sonreír desde que fue rescatada

Tulip es una gatita que no deja de sonreír a pesar de las adversidades. A tan corta edad ha pasado por muchas cosas, perro aún es feliz

Gatita no deja de sonreír desde que fue rescatada

Esta pequeña gatita llamada Tulip (Tulipán) fue encontrada en las calles de Ontario, Canadá, y fue rescatada cuando tenía dos semanas de edad aproximadamente. Con apenas 10 meses de edad, Tulip ya ha enfrentado innumerables desafíos en su corta vida, pero ella vive el día a día con una hermosa sonrisa.

Tulip sufría de una infección en los ojos, pero aún sonreía para la cámara cuando el centro de rescate tomó una foto de ella para su sitio web. Poco se sabía sobre la gatita, pero esa foto sería la que le ayudaría a encontrar a una familia para siempre.

Jenn y Chris habían pasado meses buscando a un compañero para su gato Pinecone cuando la sonrisa de Tulip apareció en la pantalla de su computadora.

Jenn dijo a The Dodo:

“Su sonrisa en su pequeña foto publicitaria nos atrajo de inmediato”.

Gatita no deja de sonreír desde que fue rescatada

Tulip adoptada

Entonces, la pareja presentó una solicitud para ver a Tulip y fue aprobada. Para su sorpresa, cuando fueron a verla, la gatita aún seguía sonriendo, incluso en el refugio.

Su conexión fue instantánea.

Jenn dijo:

“La segunda vez que la conocimos en persona nos enamoramos tanto de su apariencia como de su personalidad”.

Tulip en el auto

Cuando la pareja llevó a la gatita a casa, ella continuó mostrando su dulce sonrisa.

Al principio, ellos asumieron que verían la sonrisa de la pequeña Tulip solamente en su anuncio, y no podían creerlo cuando la vieron en persona en el refugio, pero tampoco imaginaron que ella seguiría sonriendo de esa manera una vez en casa.

Tulip feliz

Jenn dijo:

“Una vez que llegamos a casa y empezamos a tomarle muchas fotos, nos dimos cuenta de que era algo permanente. Su sonrisa siempre está ahí y nunca envejece”.

Tulip sonriendo

La pareja aprendió sobre la condición de los ojos de Tulip, en la que ella no puede parpadear como otros gatos.

Jenn dijo a Love Meow:

“Tiene párpados pero no puede cerrarlos. Sólo puede parpadear usando su tercer párpado (membrana nictitante)”.

Para evitar que sus ojos se sequen demasiado, Tulip recibe gotas y le hacen limpieza en los ojos dos veces al día para garantizar que se mantengan limpios, hidratados y libres de infecciones.


Cuando la pareja presentó a Tulip con su gato Pinecone, los dos tuvieron una conexión instantánea. Pinecone rápidamente asumió el papel de su hermano mayor protector, cuidándola de cualquier peligro.

Tulip y su hermanito

Jenn dijo:

“Tulip está muy apegada a Pinecone, que es siete años mayor que ella. Se abrazan y juegan todo el tiempo, y se extrañan cuando uno tiene que ir al veterinario”.

Tulip

Poco después de la adopción de Tulip, ella se enfermó debido a algunas complicaciones de un procedimiento anterior. Fue Pinecone quien alertó a Jenn en medio de la noche, y Tulip fue llevada al veterinario de emergencia justo a tiempo.

Tulip y Pinecone

Incluso cuando fue llevada al veterinario, Tulip sonrió para hacerle saber a sus padres que todo estaría bien.

Jenn dijo:

“A mi parte realista le gusta pensar que su color tiene mucho que ver con su sonrisa constante. Luego a otra parte de mí le gusta pensar que siempre sonríe porque sabe que a los 10 meses ya ha superado muchas cosas”.

Tulip la gatita

Cuando Tulip se curó completamente tres semanas después, ella saltó de nuevo para crear travesuras diarias con Pinecone y seguirlo por todas partes de la casa.

Ahora que Tulip está saludable, le encanta jugar a buscar y llevar sus juguetes, pasar el rato junto a la pecera y molestar a su hermano mayor.

Tulip en la pecera

No cabe duda de que Tulip es muy feliz, haciéndonos recordar que las cosas en esta vida dan un giro y mejoran, no importa lo difíciles que parezcan en ese momento.

Tulip es una gatita feliz

Jenn agregó:

“Es difícil imaginar nuestras vidas sin su sonrisa. Ella ha agregado tanta alegría a nuestros corazones y a nuestro hogar. Ella realmente es un tulipán, siempre florece de nuevo, y creo que ella sabe eso de sí misma”.

Puedes seguir las aventuras de Tulip en Instagram

Lee también:

Este chico no pudo encontrar una cita para el baile de la escuela, así que llevó a su gatita

Su gato le dañó los audífonos y luego le trajo una serpiente para reemplazarlos