Esta corgi no podría estar más orgullosa del jardín que plantó con su propia popó

Meya fue dejada en una habitación durante la noche en Halloween, ella masticó una calabaza, se comió la piel, pulpa y semillas. Después fue y cavó un agujero en la tierra donde luego fue enterrado su popó y a los seis meses brotó una planta de calabaza.

Meya y el jardín

Esta pequeña corgi, llamada Meya, no podría estar más encantada del jardín que plantó con su propia popó. Todo comenzó el pasado octubre, cuando Meya, de 2 años de edad, fue dejada en una habitación durante la noche en Halloween, ella masticó una calabaza, se comió la piel, pulpa y semillas.

Después de terminar su merienda de Halloween, Meya se dirigió a hacer un poco de caca en el suelo fértil que Alexandra Gleber, su madre humana había dejado alrededor de su huerto.

Alexandra Gleber, dijo a The Dodo:

“Teníamos calabazas para Halloween, y ella devoró casi todo. No creí que lo comería. Yo estaba muy nerviosa al principio, pero luego descubrí que estaba bien que los perros lo comieran”.

Meya feliz

Esta corgi está orgullosa del jardín que plantó con su propia popó

Pero ella no esperaba lo que sucedió después.

Corgi está orgulllosa del jardín que plantó

No mucho tiempo después del incidente con la calabaza, Alexandra estaba en el patio trasero limpiando cuando se dio cuenta de que Meya había hecho recientemente algunas excavaciones en la tierra, lo que tentó a Alexandra para hacer la tarea un poco más fácil.

Meya y sus papás

Alexandra dijo:

“Cuando estaba recogiendo su caca, decidí enterrarla. Había un agujero allí ya, así que por qué recogerlo, ¿verdad?”.

Meya
Meya

Meya no podría haber planeado con mayor perfección. Seis meses más tarde, una planta de calabaza brotó de la tierra.

Jardín de calabazas
Jardín de calabazas

Alexandra dijo:

“Yo vivo en el sur de California, y habíamos estado en una sequía. Pero en enero y febrero, llovió una tonelada, y luego esta planta de calabaza de repente brotó como loca. No hago crecer nada, pero por supuesto, cuando Meya planta algo, crece como loco. Ella le dio un buen fertilizante, supongo”.

Meya, claramente, está satisfecha con su trabajo.

Meya y el jardín

Alexandra añadió:

“Ella es tan pequeña y rechoncha, eso es como una selva para ella. Es agradable tener algo de verde allí. Está incluso floreciendo ahora, así que probablemente tendremos pastel de calabaza en un par de meses”.

Meya es un jardinero mejor que la mayoría de nosotros.

Más información: Metro | The Dodo

Visita también: 

Video: Camioneros en Brasil salvaron la vida de un lobo de crin débil y deshidratado

Video: Adorable niña rompe en llanto porque su maestra encontró al perro sin hogar que tenía oculto en su mochila

Razas de gatos: Gato angora turco, características, cuidados y curiosidades