Este fiel perro espera a su familia en las vías del tren desde hace aproximadamente 10 años

Mono fue abandonado hace 10 años por su antigua familia por la llegada de un nuevo bebé, desde entonces él ha permanecido en la calle y siempre se ubica en las vías del tren como si estuviera esperando a que su familia regrese por él.

Este perro espera a su familia en las vías del tren desde hace casi 10 años

Todos los días a las 11 de la mañana “Mono” se ubica en frente de la caseta de una vía férrea en el norte de Bogotá, Colombia, allí el perro espera a su familia y mientras esto ocurre una mujer llamada Isabel Pardo le brinda algo de alimento y afecto. Un rato más tarde, Mono visita a los encargados de la caseta del tren y se acuesta sobre el césped como si estuviese pesando en algo. 

Andrés García, uno de los hombres de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), que permanece en la caseta explica:

“Quizás piensa en el regreso de la familia que lo dejó abandonado. Tal vez por eso siempre permanece en esta zona”.

Beatriz Molano, residente de la zona, dijo:

“Yo llegué hace siete años a este sector y lo que nos contaron quienes llevaban viviendo más tiempo es que este perro fue abandonado por una pareja tras la llegada de un bebé a su familia. Desde ese entonces, Mono camina siempre por la 153”.

Mono
Mono

Lo cierto es que Mono es muy querido por todas las personas del sector, muchos relacionan su historia con la de Hachiko, el perro de la hermosa película “Siempre a tu lado”.

Carolina Bejarano, otra residente de este sector que también está pendiente de él, dijo:

“Pero ¿sabe qué es lo triste? Que Mono siempre ha vivido en un constante abandono. Mientras se construía el Homecenter de la calle 151, un obrero casi que lo adoptó y lo cuidó. Sin embargo, tan pronto acabó la construcción lo volvieron a abandonar”.

Es muy preocupante que Mono se encuentre en la calle expuesto a muchas enfermedades e infecciones, además él ya está en una edad avanzada, suele ser muy lento para caminar y corre el riesgo de ser atropellado.

Mono es comparado con Hachiko
Mono es comparado con Hachiko

Carolina dijo:

“Yo llegué al barrio hace poco más de dos años. Desde ese entonces, junto a la señora Isabel, asumimos la responsabilidad de alimentarlo y hacernos cargo de él. Así, pues, ella le lleva el desayuno y yo le llevo la comida en horas de la tarde. También hemos cubierto los gastos de veterinario cuando Monito lo ha necesitado”.

De acuerdo con esta mujer, cuando ella llegó al barrio, el perro tenía parásitos e infecciones, por fortuna él fue atendido por un veterinario e incluso lo esterilizaron. En otra ocasión, Mono peleó con un rottweiller y casi pierde una de sus orejas. 

El perro ha vivido aproximadamente 10 años en la calle y según un etólogo, es muy complicado que pueda adaptarse a una nueva familia. 

Este perro espera a su familia en las vías del tren
Este perro espera a su familia en las vías del tren

Carolina dice:

“Después del análisis de un etólogo, se llegó a la conclusión de que Mono no puede vivir en un mismo lugar con otros perros, porque a ratos es agresivo. Con los humanos sí es amigable, pero el etólogo dijo que adoptarlo tampoco era una buena idea, pues lleva 10 años viviendo en la calle”.

Por su parte, Alejandro García, veterinario de la Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos, dice:

“Si se adopta a este perro o se lleva a una fundación, lo más probable es que se escape. Un perro que lleva viviendo tanto tiempo en la calle no se apega al buen trato que le pueda brindar su dueño, sino de estar suelto en la calle, en libertad”.

Mono ha vivido en la calle desde hace aproximadamente 10 años
Mono ha vivido en la calle desde hace aproximadamente 10 años

Este perro espera a su familia en las vías del tren desde hace casi 10 años

“Estos perros suelen ser desconfiados y es difícil que se pueda adaptar. Aun así, no es imposible, se podría intentar buscar a alguien que se haga cargo de él y observar su comportamiento”.

Algunas personas del sector afirman que el perro se ha comportado agresivo con sus animales de compañía y han tenido la absurda idea de amarrarlo a la caseta del tren, algo extremadamente cruel, pero los que lo conocen no lo han permitido.

Mono
Mono, este perro espera a su familia en las vías del tren

“Él es un perro libre e independiente, eso es lo que lo caracteriza, ser un perro de la calle. No creo que sea justo amarrar a un animal que, además de que ya está viejito, ha sido víctima de un constante abandono”.

A pesar de que algunos creen que por tener mucho tiempo viviendo en las calles, Mono no podría adaptarse, creemos que si el aún piensa en su antigua familia y espera por ellos, es porque él anhela tener ese calor de hogar nuevamente, más en sus últimos años de vida.

Mono aún tiene mucho amor para dar, sólo se debe tener paciencia para que él se adapte y viva con una familia que le demuestre amor y comprensión, y que ya no siga en las calles corriendo el peligro de ser atropellado o víctima de la maldad de algunos humanos sin corazón.

Más información: El tiempo

Visita también:

Video: Este perro le hace cosquillas en la panza a un bebé para que deje de llorar

Video: Perro sin hogar trae un regalo a diario a la mujer que lo alimenta

Razas de perros: Foxhound, cuidados, comportamiento y características