-

Inicio Historias Emotivas Perrita que no puede caminar le consiguen sus propios...

Perrita que no puede caminar le consiguen sus propios esquís para jugar en la nieve

Molly, es una linda perrita discapacitada que utiliza sus amados esquís para movilizarse en medio de la nieve, en Canadá.

Una perrita discapacitada debido a una enfermedad, ha recibido un par de esquís para que se pueda desplazar con facilidad y jugar en la nieve. Molly, es una hermosa perrita salchicha de avanzada edad, que fue diagnosticada con la enfermedad del disco intervertebral (IVDD), en el año 2015.

IVDD es un padecimiento donde los discos de amortiguación entre las vertebras de la columna se amontonan o se estallan en el espacio de la médula espinal. Estos discos, luego presionan a los nervios que atraviesan la médula espinal, causando mucho dolor y un daño irreparable en los nervios.

Perrita discapacitada usa esquís

Perrita discapacitada
Facebook/Molly Freeman

Esta enfermedad es tan fuerte, que incluso puede causar parálisis, lo que lastimosamente le ocurrió a Molly, dejándola sin poder mover sus patas traseras.

Por esta razón, Susan Freeman y su familia, sabían que esto no sería un impedimento y decidieron ayudar a Molly construyéndole una silla de ruedas.

Perrita y hermanos
Instagram/molly.sausageroll

Molly lleva una vida normal y parece no darse cuenta que es diferente a sus hermanos, además, se desplaza en su silla de ruedas cómodamente.

Ella y su familia viven en Canadá, donde los inviernos son muy fríos y nevados, lo que hace que se dificulte la movilidad de Molly.

Hermanos Molly
Facebook/Molly Freeman

Su familia, al ver que a Molly le era muy dificultoso moverse en su silla de ruedas en medio de la nieve, buscó una solución. Pensaron en diferentes ideas, y llegaron a la conclusión de que un par de esquís podría ayudar a la movilidad de Molly en condiciones invernales.

Molly esquís
Instagram/molly.sausageroll

Susan dijo a The Dodo:

«El primer invierno fue muy duro para ella, así que comenzamos a buscar esquís para ayudarla».

A la perrita siempre le ha gustado caminar y jugar en la nieve, por lo que su familia quería asegurarse de que esto no cambiara.

Perrita esquís
Instagram/molly.sausageroll

Después de tanto buscar un par de esquís, encontraron un scooter para niños que venía con esquís y se adecuaba perfectamente al tamaño de ella. Entonces, decidieron comprarle a Molly la silla especial con esquís, y tan pronto como ella la usó, sabían que habían tomado la decisión correcta.

Perrita en la nieve
Facebook/Molly Freeman

Desde entonces, Molly adora sus esquís, le encanta usarlos en invierno, y se ha convertido en una experta esquiando en medio de la nieve. Las personas que la ven esquiando, no pueden evitar conmoverse y sonreír al ver la actitud de Molly, pues parece que nada le afecta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

You’d fink dey never seem da skiing doggo before ???bahahahaha #skiing #skiingpup #gnarly #skibum #firsttracks #freestyle #parkrat #vancity #handicapable

Una publicación compartida de Molly.Sausageroll (@molly.sausageroll) el

Susan dijo:

«A ella le encanta esquiar y está muy feliz de hacerlo».

Aunque tiene 11 años, la perrita discapacitada actúa como un cachorro cuando está subida en sus esquís, y no tiene problemas para jugar con sus hermanos, Izzy y Luis.

Susan dijo:

«Ella es una perrita increíble y hace feliz a mucha gente cuando la ven».

Tal vez, sin sus esquís la vida sería muy desafiante para Molly, pero gracias a sus padres, ahora el invierno es su época favorita del año.

Sin duda, un lindo y conmovedor ejemplo de superación personal. Si quieres seguir a Molly puedes hacerlo en su Instagram.

Popular esta semanaPOPULAR
Recomendado para ti

Elefanta embarazada muere después de ser alimentada con piña rellena de explosivos

Una elefanta embarazada que deambulaba por un pueblo en busca de comida, muere después de ser alimentada con una fruta llena de explosivos

Gran perro se encuentra con pequeños gatitos huérfanos y los adopta

Kendal, decidió llevar a casa a tres lindos gatitos huérfanos para cuidarlos, pero su perrita Truvy, quiso adoptarlos como sus bebés