EMBARAZO EN GATAS

¿TE GUSTAN LOS ANIMALES?
Sigue a Notas de Mascotas en Facebook

Si no has esterilizado a tu gata y no cuidaste bien de ella durante el período de celo lo más seguro es que haya quedado en embarazo, te darás cuenta que es así al cabo de unas semanas cuando notes que está engordando y sus tetitas se colocarán más rosadas, también cambiará su estado de ánimo.

El embarazo en gatas dura aproximadamente 9 semanas, debemos cuidar la alimentación de la futura madre debido a que es muy importante para el desarrollo de los cachorros, es necesario aumentar la cantidad del alimento pero en pequeñas porciones o dejarle acceso al alimento para que ella coma de a poco y con frecuencia esto a partir de la mitad del embarazo ya que el vientre ha crecido. El alimento debe ser cambiado por uno alto en nutrientes y que sea para gatos cachorros o en su defecto por uno para madres gestantes.

Durante el embarazo dale mucho amor a tu gata, consiéntela, no la regañes, ella confía en ti y seguro que te buscará para que la asistas en el parto, recuerda que ella te ve como su protector.

Embarazo en gatas

gata-embarazada

Si tienes alguna duda respecto al estado de tu gata lo mejor es llevarla al veterinario para que te indique si se encuentra en buen estado de salud y quizás le realice exámenes en caso de que la gata sea rescatada de la calle ya que posiblemente no haya sido vacunada, tenga problemas de salud o si necesita vitaminas para llevar a cabo este proceso de embarazo. Si deseas hacerle un examen de rayos X para ver el tamaño y la cantidad de gatitos podrás hacerlo después de los 45 días de embarazo.

RECUERDA: Nunca auto-mediques a tu gata estando en embarazo, para resolver cualquier duda debes acudir al veterinario y el recetará lo que ella necesite y  no cause ningún efecto negativo a los gatitos.

La gata buscará hacer el nido en las últimas dos semanas de embarazo así que recuerda tenerla en un ambiente tranquilo y adecuado, libre de estrés y provocaciones, lo mejor es adecuarle un nido o dejarla en un cuarto solo con cobijas viejas para que ella misma lo haga cuando se acerque el momento del trabajo de parto; sabrás que el momento ha llegado porque su comportamiento cambia y empieza a buscar el nido, querrá que estés con ella y se puede notar nerviosa si te alejas, se inquietan mucho. No te asombres si tu gata a la final no opta por usar el nido que has preparado.

cosas-gatos

Deja comida, agua fresca y una caja de arena en la habitación donde esté el nido para que así la gata pueda estar más al pendiente de los gatitos pero debes colocar estas cosas lejos del nido porque los gatos a veces resultan con manías y a lo mejor no le guste el olor a comida o el olor de la caja de arena entonces quiera hacer el nido en otro lado.

Sabrás que se acerca la hora del alumbramiento ya que se puede apreciar una secreción lechosa en los pezones de tu gata y una disminución de su temperatura. La gata empieza a ronronear muy fuerte y a maullar como si la lastimaran y su actitud cambiará así que debes llevarla al nido que le preparaste y la vigilas a una distancia prudente para supervisar que todo marche bien.

Mientras la gata esté dando a luz evita los ruidos bruscos y si vas a hablar hazlo pero con voz muy baja.

Cuando llega el momento de la expulsión de las crías la gata bota un líquido claro que luego va oscureciendo, empiezan las contracciones fuertes, cuando la gata se agache o coloque en posición de cuclillas es porque ha llegado el momento del nacimiento de los gatitos, estos empiezan a salir a los 15 minutos aproximadamente de haberse puesto es esa posición y los demás gatitos saldrán en intervalos de 5 y 30 minutos. No olvides que debe expulsar también las placentas, una por cada gatito, la madre los lame sacándolos de la bolsa o saco amniótico y estimulándolos para que respiren, los acondiciona para que vayan amamantándose mientras continúa el parto, la gata se comerá todos los desechos. Si la gata está aún ocupada con un gatito y ya nació otro la puedes ayudar rompiendo la bolsa con cuidado y frotándolo boca abajo con una toalla húmeda para estimular la respiración, recuerda que debes tener las manos desinfectadas y los materiales que uses deben estar limpios.

cachorros-gatos

Los gatitos nacen ciegos y sordos pero con el sentido del olfato muy agudo. Es por esto que encuentran a su mamá rápidamente y comienzan a tomar leche. Es muy importante que sean alimentados con esta leche denominada “calostro” ya que contiene anticuerpos que la madre le pasa a los cachorros para darle protección contra enfermedades pero cuando sea el momento apropiado se deberá iniciar el esquema de vacunación felino debido a que los anticuerpos recibidos por medio de la leche materna empiezan a desaparecer.

Sabrás que el parto ha culminado cuando veas a la madre relajada amamantando a sus gatitos. La naturaleza es muy sabia pero a veces tenemos duda de que no haya arrojado a todas las crías, no te preocupes ya que si hay algún problema de seguro te darás cuenta y más aún porque la gata te mostrará señales, en ese caso acude inmediatamente al veterinario, el revisará a tu gata para ver que no haya ningún problema.

A veces las placentas salen de manera separada pero debes estar pendiente y contarlas para saber si quedó alguna adentro, la gata puede seguir expulsando secreción por varios días así que no te asustes, es recomendable no dejarlas comer las placentas para que no presenten problemas digestivos pero no te preocupes si lo hace ya que es natural.

No olvides que durante el embarazo de tu gata debes acudir al veterinario para un seguimiento y que este pueda avanzar sin problemas, debemos tener a la mano el teléfono del veterinario en caso de presentarse algún inconveniente o para que él te asesore durante el parto.

Photo credit: Alice Harold via photopin cc

Visita también: 

EL CELO EN GATAS 

La esterilización o castración en animales domésticos 

¿Cómo cortar las uñas a tu perro correctamente?

134 Shares