Zorro irrumpe en una casa para usar la cama del gato y actúa como si fuera otro miembro de la familia

Meloney Blazye encontró a un zorro ocupando la cama del gato una mañana, mientras se arreglaba para ir a trabajar

Zorro ocupa la cama del gato

Meloney Blazye acababa de despertarse para ir a trabajar y se dirigía a su baño para cepillarse los dientes cuando notó que había algo en la cama del gato, y ciertamente no era su gato. Era un zorro que entró a su casa en Petts Wood, al sudeste de Londres, para usar la cama del gato y disfrutar de una tranquila siesta.

Meloney dijo a The Dodo:

“Cuando estaba pasando por la cocina, noté estas orejas bastante grandes. Tenía un pie en el baño y un pie en el pasillo, y di un paso atrás para mirar de nuevo. Sí, ¡esas no eran orejas de gato!”.

Las orejas pertenecían a un zorro, que había entrado por una ventana abierta y había ocupado el lugar de George, el gato de Meloney en la cama mientras el felino estaba afuera en el jardín.

Zorro en la cama del gato
Meloney Blazye

Meloney encendió la luz, y el astuto intruso, en lugar de lanzarse a través de la ventana por la que había entrado, simplemente la miró muy relajado y a gusto.

Zorro irrumpe en una casa para usar la cama del gato

Meloney dijo:

“Lo miré y él me miró. No tenía miedo de mí en absoluto”.

Insegura de qué hacer, Meloney intentó pensar a quién podría llamar para desalojar con seguridad a su huésped esa mañana. En ese momento, George, entró por la ventana del baño y no quedó impresionado por el invitado no deseado, siseando al zorro que había tomado su cómoda cama. Pues él no estaba preparado para compartir su cama con nadie más.

Meloney
Meloney Blazye

Meloney dijo:

“El zorro no se dio cuenta. Estaba actuando como otro miembro de la familia que había estado allí durante años y estaba confundido acerca de todo el alboroto”.

Al ver cuán tranquilo estaba el zorro, y que no mostraba signos de sarna o enfermedad, Meloney decidió golpear la cama para ver si eso lo impulsaba a irse. Luego levantó la cama un poco, pero el zorro la sostuvo todo el tiempo que pudo, hasta que finalmente saltó por la ventana.

Zorro intruso
Meloney Blazye

Ella dijo:

“Si no hubiera cerrado la ventana después de eso, habría regresado seguramente. No quería estar afuera, creo que tenía frío. Después de eso, él estuvo en la ventana mirando al gato y a mi durante unos minutos antes de seguir su camino”.

Mientras Meloney vio al mismo zorro refugiándose debajo de la terraza de un vecino unos días más tarde, no ha intentado regresar desde esa mañana.

Meloney añadió:

“Todo el asunto realmente me impactó. Nunca estuve cara a cara con un animal salvaje como ese, era increíble verlo de cerca”.

Más información: Metro

Visita también:

Fotos: Este perrito abandonado en un refugio no se alejará del lado de su mejor amigo

Fotos: Perrita leal corre a través del tráfico para encontrar ayuda para su dueño herido

Razas de gatos: German Rex, cuidados, características, comportamiento y curiosidades