Este viejo perro camina casi 7 kilómetros a diario para ir a saludar a la gente

Bruno es un viejo perro de 12 años de edad aproximadamente, que para nada aparenta tener tantos años, él vive con Larry y Debbie en Minnesota. Desde hace una década aproximadamente, Bruno camina cerca de 7 kilómetros todos los días para ir a saludar a las personas.

Viejo perro camina 7 kilómetros para ir a saludar a la gente

Bruno es un viejo perro de 12 años de edad aproximadamente, que para nada aparenta tener tantos años, él vive con Larry y Debbie LaVallee, en Longville, Minnesota (Estados Unidos). A Bruno le gusta pasar tiempo con su familia, pero también tiene un montón de amigos, y él necesita visitarlos todos los días. 

Hace más de 10 años que Bruno ha estado tomando el mismo paseo de cuatro millas a la ciudad para saludar a las personas. Un día normal para Bruno incluye paradas en el ayuntamiento, la biblioteca, la tienda de helados, varias oficinas y tiendas, donde los trabajadores le saludan y le ofrecen comida.

Bruno visita a la gente

Bruno fue abandonado y Larry lo adoptó cuando apenas era un cachorro. Resulta que un hombre llegó a la entrada de la casa de Larry sosteniendo un cachorro, pensaba que pertenecía a quienes vivían ahí y que se había perdido.

Perro camina 4 millas para saludar

Sin embargo, el pequeño solo era un perro abandonado y no tenía nada que ver con Larry o sus vecinos. Pero tan pronto como Larry lo vio, decidió quedárselo.

Familia de Bruno

Viejo perro camina casi 7 kilómetros a diario para ir a saludar a la gente

Él visita a tantas personas a diario que se ha convertido en un perro famoso en la ciudad, incluso tiene una página de Facebook en su honor.

Los residentes de Longville hacen su parte para mantener a su “perro embajador” seguro. Algunos incluso lo llevan a casa al final del día, sobre todo ahora que está envejeciendo.

Perro camina más de 6 kilometros para saludar a la gente

“Él es la mascota de Longville”, dijo Sharon Rouse, residente del lugar.

Bruno empezó a viajar desde cachorro, y Larry hizo todo lo posible para que el animal no escapara de casa, pero al final decidió dejarle que se fuera de aventuras. Larry se acostumbró a que los vecinos del pueblo lo llamaran diciendo que habían encontrado a su perro, y a su confusión cuando les decía que lo dejaran irse, ya que Bruno perfectamente podía volver a casa solo.

Estatua de Bruno

Los residentes de Longville se han acostumbrado a ver a Bruno paseando, y lo adoran tanto que lo han nombrado embajador perruno del pueblo y le han dado una estatua de madera tallada en un parque club de jardinería.

Más información: Mashable

Visita también: 

Video: Este perro no se separó de su humano que sufrió un accidente de tránsito

Noticias: Nacen en Sudáfrica el primer par de perros gemelos idénticos de raza lobero irlandés

Infórmate: Diarrea en perros, causas y tratamiento