-

Inicio Noticias Miles de camellos están siendo sacrificados en Australia porque...

Miles de camellos están siendo sacrificados en Australia porque beben mucha agua

Miles de camellos serán sacrificados en Australia, debido a que la comunidad aborigen se ha quejado porque beben mucha agua

Más de 10.000 camellos salvajes serán sacrificados en el sur de Australia, por tiradores provenientes del departamento de medio ambiente y agua en helicópteros, a partir de este miércoles después de una orden de los líderes aborígenes la zona, con el fin de detener el consumo de agua de los animales en la región devastada por la sequía.

Debido a que las comunidades aborígenes se han quejado de que grandes grupos de camellos han dañado ciudades y edificios en busca de agua, se llevará a cabo esta matanza con una duración de cinco días.

Algunos caballos salvajes también serán asesinados.

Esto tendrá lugar en el área de Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara (APY), una parte escasamente poblada que alberga a varios grupos autóctonos.

Miles de camellos serán sacrificados

Camello
Pixabay

Las condiciones cálidas y secas han provocado grandes incendios forestales en todo el país en los últimos meses, pero la sequía ha durado años. Los camellos no son nativos de Australia, fueron traídos por colonos británicos de India, Afganistán y Oriente Medio en el siglo XIX.

Se cree que estos animales están contribuyendo al calentamiento global, ya que emiten grandes cantidades de metano equivalente a una tonelada de dióxido de carbono al año, según BBC.

Marita Baker, de la comunidad de Kanypi, miembro de la junta ejecutiva del APY dijo:

«Están deambulando por las calles en busca de agua. Estamos preocupados por la seguridad de los niños pequeños».

Camellos buscan agua
Pixabay

Ella dijo:

«Hemos estado atrapados en condiciones horribles e incómodas, sintiéndonos mal, porque los camellos están llegando y derribando cercas, entrando a las casas y tratando de llegar al agua a través de los acondicionadores de aire».

La población de camellos salvajes se duplicaría cada nueve años si no se lleva a cabo estas acciones, según afirmó el Plan Nacional de Manejo de Camellos Salvajes.

Glenn Edwards, quien está trabajando en la redacción del programa de reducción de camellos del gobierno australiano, dijo que la población debe reducirse en dos tercios para reducir el daño catastrófico.

Camellos salvajes
Pixabay

Mark Pearson, director ejecutivo del grupo Animal Liberation NSW, ofreció otra solución: control de la natalidad. Darles a los animales una droga para que sean infértiles es mucho más amable que llenarlos de balas, dijo él.

Pero Edwards dijo que incluso si pudieran acercarse lo suficiente como para administrar anticonceptivos, los camellos aún viven hasta 30 años, lo que significa décadas más de daño al medio ambiente.

Camellos
Pixabay

El Departamento de Energía y Medio Ambiente dijo que las emisiones de animales salvajes no deberían considerarse en la estimación de emisiones de un país, ya que no están bajo gestión nacional.

«Australia no informa sobre las emisiones de animales salvajes. Por lo tanto, las actividades que cambian las emisiones de animales salvajes no pueden estar sujetas a un método del Fondo de Reducción de Emisiones, ya que no pueden dar lugar a una reducción de carbono elegible y no pueden contribuir a los objetivos de reducción de emisiones de Australia».

Lee también:

Joven cazador arriesga su vida en medio de los incendios para salvar a los koalas

Adolescentes llenan su auto de koalas para salvarlos de los incendios forestales

2 COMENTARIOS

Popular esta semanaPOPULAR
Recomendado para ti

Esta perrita es tan relajada que se duerme cada vez que va a nadar

Para Myla estar cerca de una piscina o un lago es sinónimo de relajación, así que cada vez que tiene la oportunidad se duerme en las orillas

Expertos temen que virus mortal que mató a 280 elefantes pueda pasar a las personas

Existe preocupación entre los expertos, de que el virus mortal que causó la muerte de los elefantes en Botswana, se trasmita a las personas.