Chimpancé que pasó años encadenada a un árbol abraza al hombre que la salvó

John Grobler, un periodista que visitaba Angola se encontró con la escena desgarradora de una chimpancé encadenada entre dos árboles y él no podía irse de ese lugar sin rescatarla.

Chimpancé encadenada abraza al hombre que la rescató

En el momento en que John Grobler, un periodista de Namibia, África, puso sus ojos en la chimpancé desnutrida encadenada entre dos árboles, sabía que tenía que ayudarla. John se encontraba de visita en Angola por trabajo cuando pasó por Granja Pôr Do Sol, un parque privado en las afueras del sur de Huambo. Ahí es donde John vio por primera vez a Leila, una chimpancé de 4 años y medio de edad.

John dijo a The Dodo:

“Inmediatamente vi a esta joven chimpancé que fue encadenada entre dos árboles, y justo al lado de la entrada, parecía estar en muy malas condiciones. Nadie estaba realmente cuidando de ella”.

Chimpancé que pasó años encadenada abraza al hombre que la salvó

Chimpancé encadenado

John comenzó a preguntar a los locales acerca de Leila, y supo que alguien la había vendido al propietario del parque cuando era apenas una bebé, presumiblemente después de matar a la madre de Leila por su carne.

Ellos le dijeron a John que Leila era mantenida inicialmente dentro de una jaula, pero que al parecer destruyó la jaula y por eso luego fue encadenada.

Además de estar encadenada, Leila recibía directamente el sol, y no tenía refugio donde resguardarse. La vida era extremadamente difícil para la joven chimpancé.

Leila encadenada

Para sobrevivir, Leila le pedía comida a las personas que visitan el parque. Por desgracia, la única comida que encontraban cerca eran cosas poco saludables como pollo frito, pasta y patatas fritas, así como cerveza y whisky, así que eso es lo que la pobre Leila había vivido durante años. Para mantenerse hidratada, Leila se había acostumbrado a beber su propia orina, dijo John.

Leila además había sido lastimada en algún momento, según una cicatriz que observó John en su cabeza.

Leila lastimada

John dijo:

“Evidentemente estaba muy desnutrida y en mal estado, y había sido golpeada en la cabeza con un machete en algún momento”.

Hombre no se rinde y quiere rescatar a la chimpancé

El hombre no tenía intención de permanecer en esa parte de Angola por mucho tiempo, pero sabía que no podía irse sin rescatar a Leila de su terrible situación, no importaba lo difícil o caro que fuera.

Jonh rescata a chimpancé

“Vengo de una línea de personas que aman a los animales, así que vi a este chimpancé, y pensé: ‘Tengo que hacer algo al respecto, y no puedo dejar que esto pase’”.

Por desgracia, el rescate de Leila era todo menos sencillo. Es técnicamente en contra de la ley mantener un chimpancé como mascota en Angola, pero hay una gran cantidad de corrupción en el país, y John sospechaba que tendría que convencer a la gente adecuada para poder llevársela. 

Chimpancé encadenada

En primer lugar, se puso en contacto con Dalene Dreyer, una mujer de Namibia que estaba criando a otro chimpancé huérfano llamado George. Cuando John le preguntó si ella tomaría a Leila hasta que descubriera el paso siguiente, ella estuvo de acuerdo.

Chimpancé

John tuvo que obtener un permiso de confiscación para llevarse a Leila, y obtener un pasaporte para Leila y actualizar la vacuna contra la rabia. También tuvo que buscar un conductor y contratar a un carpintero para crear una jaula de transporte para Leila. Afortunadamente, consiguió la ayuda de Wild Heart Wildlife Foundation, para recaudar los fondos necesarios, y el rescate de Leila fue una realidad.

Hombre y chimpancé

Mientras esperaba para conducir a Leila hacia un lugar seguro, John le trajo agua y alimentos nutritivos como cocos. Curiosamente, Leila sospechaba de cualquier cosa que no viera a John comer primero, lo que sugiere que la gente podría haber tratado de envenenarla en el pasado.

Chimpancé comiendo

John dijo:

“Ella no quería comer, por ejemplo, una galleta sin que la comiera por primera vez en frente de ella”.

Chimpancé encadenada fue liberada

Hace unas semanas, llegó el día en que John liberara a Leila de sus cadenas y llevarla a una nueva vida. 

John y Leila

Ahora Leila está en casa de Dalene en Luanda, Namibia, y ella se está instalando bien, según John. Leila puede pasar por lo menos el próximo año en Namibia, pero John está planeando que ella se traslade al Chimfunshi Wildlife Orphanage en Zambia. Luego de esperar, dentro de uno o dos años, ella va a ser liberada de nuevo en el medio natural. A pesar de su crianza inusual, John cree que Leila podrá ajustarse fácilmente a la vida en la naturaleza.

Chimpancé rescatado

“Creo que lo hará. Ella es muy brillante”.

Pero cuando llegó la hora de que John volviera a su propia casa en otra parte de Namibia, era difícil para él decirle adiós a Leila, John cree que Leila sabía que se iba.

Leila abraza a John

“La levanté, y ella puso sus brazos alrededor de mí. Podía ver las bolsas, así que creo que ella entiende”.

Para ayudar a que Leila tenga la mejor oportunidad posible para ser reintroducida en su hábitat natural, puede hacer una donación a Chimfunshi Wildlife Orphanage.

Más información: Wild Heart Wildlife Foundation

Visita también: 

Fotos: Perro encontrado con las patas y boca atadas no para de mover la cola a los hombres que lo rescataron

Noticias: Perra a punto de ser sacrificada utiliza sus juguetes como “chupetes” para aliviar su corazón roto

Razas de perros: American Staffordshire terrier, curiosidades, características y cuidados