18 perros encadenados fuera de una iglesia no pueden creer que llegaron a salvarlos

Los 18 perros habían sido aparentemente "rescatados" por un sacerdote que los tenía atados sin comer ni beber.

18 perros encadenados fuera de una iglesia en Rumania

El equipo de Barking Mad Dog Rescue, un grupo de rescate animal, fueron contactados por el ayuntamiento de una localidad en Rumania para pedirles que observaran a un grupo de perros que se encontraban en el patio de una iglesia. Ellos estaban un poco desconcertados y no tenían idea de qué esperar.

El centro de rescate envió a dos voluntarios a investigar la situación, y nada podría haberlos preparado para lo que encontraron a continuación. Al llegar al patio de la iglesia, encontraron a 18 perros extremadamente delgados, todos encadenados.

Las cadenas eran muy cortas y no permitían que los animales se acostaran, y estaban incrustadas dolorosamente en sus cuellos. No tenían comida ni agua. Pero, cuando vieron a sus rescatistas, los perros se iluminaron, a pesar del evidente maltrato que sufrieron, estaban tan emocionados de ver finalmente algunas caras amigables.

18 perros encadenados fuera de una iglesia son rescatados

Perros fuera de iglesia Perros atados fuera de iglesia

Gea, líder del equipo de Barking Mad Dog Rescue, dijo a The Dodo:

“Literalmente nos abrazaron cuando nos vieron”.

Perro abraza Perro agradece a rescatista

Al parecer, un sacerdote de la iglesia los había “rescatado” a todos de las calles, pero no tenía idea de cómo cuidarlos. Cuando le preguntaron si los estaba alimentando, dijo que los alimentaba los lunes y los jueves, pero eso era todo.

Perro delgado Perro desnutrido

Los 18 perros estaban claramente muy hambrientos y desesperados por amor y atención. Los rescatistas no tenían idea de si el centro de rescate tenía los medios o el espacio para alojar a los 18 perros, pero decidieron que de alguna manera harían que funcione.

Perro encadenado Perro rescatado

Jess, una voluntaria de Barking Mad Dog Rescue dijo:

“Nuestro refugio estaba lleno, pero no podíamos dejarlos allí”.

Perros rescatados comiendo

Inmediatamente se dispusieron a darles comida y agua a todos los perros, quienes estaban muy entusiasmados y emocionados de saludar a sus nuevos amigos. Después de hablarlo, el equipo decidió que construiría recintos adicionales lo más rápido posible para albergar a todos los nuevos perros.

Perros encadenados

Mientras tanto se llevarían a seis perros que parecían necesitar más su ayuda urgentemente y dejaron suficiente comida y agua para los otros 12, prometiéndoles que volverían lo antes posible.

Perros rescatados

En solo tres días, el centro de rescate pudo construir nuevos recintos para albergar a todos los perros.

Refugio para perrosRecinto para perros

Los 18 perros están a salvo

Los 18 perros tenían un peso muy bajo y varios problemas médicos que necesitaban atención, pero después de todo lo que habían pasado, todos ellos fueron muy amigables desde el principio. Todo lo que querían era el amor y la atención de sus rescatistas, y parecían muy emocionados de que finalmente pudieran liberarse de sus cadenas.

Perro rescatado en Rumania

Jess dijo:

“La mayoría han sido nombrados, eligiendo algo que se adapte a su carácter. Walla, Shima, Saphira, Poldi, Pepsi, Liesel, Gwendy, Flocke, Elli, Bobby, Bingo, Bao, Anton, Adena y Emely. Los últimos todavía estamos por encontrar los nombres perfectos”.

Perro atado fuera de una iglesia

Todos los perros están saliendo adelante al cuidado de sus nuevos amigos, y tan pronto como todos estén saludables, vacunados y castrados, el centro de rescate los ayudará a encontrar las familias perfectas para siempre.

Perro en el refugio

Jess dijo:

“Todos son tan amigables, que serán excelentes miembros peludos de la familia”.

Si deseas ayudar a Barking Mad Dog Rescue para que más perros necesitados tengan otra oportunidad de ser feliz, entra aquí.

Visita también:

Las tiendas de mascotas en California no podrán vender cachorros, gatitos y conejos

Este triste perro estaba atado a una cadena tan corta que ni siquiera podía acostarse