Sociabilización y comportamiento canino

Sociabilización y comportamiento canino

A medida que la civilización avanzaba el perro ha estado al lado del hombre, en casi todas las culturas lo han utilizado para muchas actividades como la caza gracias a sus sentidos del olfato y oído, también como buscadores de drogas, explosivos y personas. Poco a poco se fueron convirtiendo en nuestros animales de compañía o mascotas por lo cual es necesario que estos sean educados para lograr un buen comportamiento canino que les permita interactuar correctamente con los seres humanos y para comunicarse y relacionarse con otros perros o animales.

Educar a un perro
Educar a los perros es una tarea de todos

Debemos comenzar con un buen adiestramiento canino cuando el perro aún es cachorro, así que inicialmente podemos empezar con el uso del collar y enseñarle a ir al baño como ya lo hemos explicado en otro artículo. Desde pequeño debe aprender a interaccionar con otros perros y otros animales como gatos, pájaros, roedores, etc. El cachorro necesitará comunicarse y aprender sobre las conductas de grupo. Sobre todo deberá interactuar con humanos.

Es muy importante que el cachorro se habitúe a los estímulos ambientales como por ejemplo: Ruidos cotidianos en el hogar, sirenas de automóviles, aviones, sonidos ruidosos (fuegos artificiales de fin de año), también acostumbrarse a las multitudes o tráfico pedestre.

Los humanos somos los responsables educar a los perros y guiar a nuestro amigo de cuatro patas para alanzar un buen comportamiento canino. Debemos fijar las normas y hacerlas cumplir continuamente y por ningún motivo se debe dejar salir con la suya . Enséñale con mucho amor y paciencia.

Sociabilización y comportamiento canino
Los humanos somos los responsables del comportamiento canino

Cuando el perro está bien sociabilizado aprende a estar calmado y receptivo al momento de hacer frente a los extraños, otras mascotas, los niños y situaciones no previstas. El desarrollo futuro de cada perro depende principalmente de la educación y sociabilización a la cual han sido expuestos ya que los perros mal sociabilizados tendrán dificultades para adaptarse a su entorno y tenderán a presentar conductas y actitudes temerosas o agresivas junto con otros trastornos del comportamiento.

Sociabilización y comportamiento canino

A las mascotas les gusta la rutina, desean saber que esperar ya que así se sienten más seguros por eso su perro será el más feliz si lo alimenta todos los días en el mismo horario, duerme en el mismo sitio y cuenta con que llegarás a casa todos los días a la misma hora. Estará bien si la rutina varía o cambia de vez en cuando pero no dejando de lado las más importantes y así tendrás una mascota predecible y feliz.

Los perros son animales que en su ambiente natural viven en manadas y necesitan un líder que guíe al grupo por esto desde el primer día que llevemos un perro a casa se le debe enseñar que nosotros somos su líder y por lo tanto deberá obedecernos. Así como vemos en la vida salvaje los animales no se ven gritándole a otro o agarrando un periódico o cualquier otro instrumento para hacer daño cuando ha hecho algo mal. Los perros no entienden si los tratas de esa manera, debes estar calmado, firme, enérgico y asertivo pero nunca exaltado, histérico ni excitado ya que tratando mal a nuestro perro lo que haremos es convertirlo en un animal temeroso, ansioso y lo más seguro agresivo. Es importante marcarle límites y reglas de convivencia como lo haríamos con otro ser humano para una mejor armonía y por esto no se le pueden dar privilegios por encima de otro miembro de la familia así que hagamos que nuestro perro sea sociable y respete (que no tema) a otras personas para que pueda entender que los vecinos, amigos y familiares están en una escala superior y pueda respetarlos.

Ejercicio en la educación canina
Ejercicio es muy importante en la educación canina

Por último se debe tener en cuenta que es muy importante el ejercicio en la vida de nuestra mascota ya que un  perro con exceso de energía será difícil de controlar y no nos respetará. Debemos proporcionarle el ejercicio necesario para que esté tranquilo y consuma su parte ansiosa y agresiva para luego proceder a educarlo calmadamente y con asertividad. También es necesario resaltar que es de vital importancia que todos los miembros del hogar se comprometan con la educación de nuestra mascota, es decir que lo que aprenda contigo no se le olvide por los malos hábitos de otro integrante de tu familia.

Si tu mascota es muy inquieta y no te sientes en la capacidad para educarla no olvides consultar a profesionales en comportamiento canino para que te brinde una asesoría personalizada según tu caso y permita educar a tu perro correctamente.

Visita también: 

Desventajas de la amputación con fines estéticos en mascotas 

Uso de collar y cascabel en gatos 

Esta pareja pensó adoptar una “Mini Pig”, pero obtuvieron 670 libras de ternura