¿Tienes un gato gruñón? Según estudios, los gatos desarrollan personalidades parecidas a sus dueños

Según estudios, los gatos desarrollan personalidades parecidas a sus dueños. Tal parece que tu gato es gruñón por tu culpa

Gatos desarrollan personalidades parecidas a sus humanos

Si tu gato parece un poco gruñón, es posible que tengas que culparte a ti mismo. Los científicos han descubierto que los felinos son imitadores y desarrollan personalidades que reflejan a sus dueños.

A menudo se dice que los perros son como sus dueños, y que los gatos son criaturas más independientes, tal parece que no lo son del todo. Un reciente estudio dice que los gatos copian el comportamiento de su persona favorita.

Gatos desarrollan personalidades parecidas a sus dueños

Gato muy enojado
Pixabay

Los investigadores encontraron que las mascotas que eran neuróticas, con sobrepeso o alegres tenían dueños que tenían rasgos similares.

El estudio publicado en la revista PLOS ONE estuvo a cargo de expertos en comportamiento animal de la Universidad de Lincoln quienes explicaron que los felinos que viven con personas más neuróticas tenían más probabilidad de tener sobrepeso, estar ansiosos o temerosos, y mostrar problemas de comportamiento, como rascar los muebles, ya que los dueños los dejarían salir menos.

Gato gruñón
Pixabay

Danielle Gunn-Moore, profesora de medicina felina en la Universidad de Edimburgo, dijo:

“Los gatos son un mini-yo. Son criaturas sensibles fuertemente afectadas por las personas que los rodean”.

Gato aburrido
Pixabay

El estudio incluyó pruebas de personalidad en 3,300 dueños de gatos y también encontró que los gatos de raza tenían más probabilidades de tener sobrepeso.

Gato enojado
Pixabay

La investigación se basa en estudios que muestran cómo el estilo de crianza afecta la personalidad de un niño. Otros expertos en gatos respaldaron los hallazgos, según el Daily Mail.

Visita también:

Fotos de Freddie Mercury y sus gatos, a los que amó como si fueran sus propios hijos

Gato rescatado con rara condición cambia de color frente a los ojos de su dueño