Equidna es tan gordita que sobrevivió a ser atropellada por un automóvil

Equidna es tan gordita que sobrevivió luego de ser atropellada por un auto, gracias a su gran tamaño el animal solo sufrió unos moretones.

Equidna es tan gordita que sobrevivió después de ser arrollada por un auto

Eleanor es una hermosa equidna que sobrevivió después de ser atropellada por un vehículo, gracias a su gran tamaño. Ella fue llevada al Bonorong Wildlife Sanctuary, en Tasmania, donde fue revisada y examinada por los rescatistas, después del accidente.

Los rescatistas no podían creer lo que estaban viendo, y no era precisamente la historia del animal que los sorprendía, si no su gran tamaño y gordura.

Una equidna normalmente pesa entre 6.5 y 7.5 libras, esta pesaba mas de 10 libras, algo inusual para esta especie, sin embargo, era muy linda.

La equidna más gordita que jamás hayan visto

Equidna más gordo del mundo
Facebook/Bonorong Wildlife Sanctuary

Cuando un animal sufre de sobrepeso es muy preocupante, por que se puede ver afectado en sus actividades diarias, pero en este caso, Eleanor estaba pasando por su mejor vida.

Karen Tyrrell, miembro de la administración del santuario, dijo a The Dodo:

«Ella definitivamente es una niña grande. Sin embargo, esto indica que está alimentándose bien y prosperando en su entorno».

Mientras que Eleanor era revisada completamente por el equipo veterinario del lugar, ella permanecía tranquila y se pudo observar que estaba en perfecto estado.

Facebook/Bonorong Wildlife Sanctuary
Facebook/Bonorong Wildlife Sanctuary

El accidente pudo haber sido grave, pero gracias a su tamaño y peso, el animal silvestre solo sufrió unos moretones.

El santuario escribió en Facebook:

«¡Posiblemente el equidna más gordo que hemos visto! Esta bella dama fue arrollada por un automóvil, ¡pero afortunadamente solo tuvo un par de contusiones menores! Ella ahora ha sido liberada. ¿Qué hermosa es ella? (¡Por cierto, está sedada en esta foto!)».

 

Luego de cerciorarse que Eleanor se encontraba en buen estado, se llegó a la conclusión de que estaba lista para ser liberada nuevamente en la naturaleza. Todos estaban felices de haber conocido a la equidna más gordita, pero no dejaba de generar un sentimiento de tristeza su partida. Ahora ella está lista para realizar las actividades cotidianas de un animal de su especie.

El zoológico de San Diego ha explicado el día común del equidna en su sitio web:

«El día típico de un equidna comienza por encontrar algo para comer. Como los osos hormigueros, el equidna no tiene dientes. Entonces, ¿cómo come? El equidna tiene una lengua larga y pegajosa para atrapar y masticar su comida: hormigas, termitas o lombrices de tierra. Una vez que encuentra la comida, el equidna rompe el montículo o nido con sus garras grandes y afiladas y luego usa la lengua de 15 cm (6 pulgadas) para lamerse los insectos o gusanos. Las almohadillas duras en la base de la lengua y en el techo de la boca muelen la comida en una pasta para tragar».

Visita también:

Bazooka, el gato obeso cuya vida cambió cuando conoció a un corredor de maratón

Este perro iba a ser sacrificado por su sobrepeso pero una mujer le cambió la vida