Perrito calvo y enfermo abandonado en una clínica veterinaria apenas parecía un perro

Este perrito calvo llamado Dobby nunca había sido visto por un veterinario, lo tenían completamente abandonado, hasta que su vida cambió

Perrito calvo y enfermo tiene una increíble transformación

Dobby estaba calvo y enfermo, sufriendo con su piel prácticamente en carne viva porque sus dueños nunca le brindaron atención veterinaria en 5 años.

El pobre perro por fin fue llevado al veterinario en enero de 2016. Su propietaria lo llevó a una clínica de vacunación a bajo costo en Florida dirigida por Concerned Citizens For Animal Welfare, y nadie allí podía creer lo que veían.

Estaba tan enfermo que no se parecía en nada a un perro. Los corazones de los empleados se estaban rompiendo, y sabían que tenían que ayudarlo. Fue entonces cuando Sara Harper, que trabajaba como técnica veterinaria en esa clínica puso los ojos en Dobby, y supo que era su misión ayudar a curarlo.

Perrito calvo y enfermo apenas parecía un perro

Perrito calvo y enfermo tiene una increíble transformación

La mujer que lo llevó dijo que tenía 5 años, y que esa era la primera vez que lo vería un veterinario.

El personal estaba completamente horrorizado por el estado de desnutrición de Dobby. Su cuerpo estaba en carne viva y sangriento, sus patas también, y las uñas crecieron tanto que se curvaron.

La mujer dijo que todos los años el tratamiento que usaba para las pulgas de Dobby era un polvo para pulgas destinado a las alfombras para ser aspirado. Dijo que no quería gastar dinero en él, según cuenta Sara a The Dodo.

“Le rogué a ella, como rescatista, que lo entregara, y ella aceptó de inmediato”.

Dobby
Liz Ford

Uno de los veterinarios que también trabajaba en la clínica le dijo a Sara que llevara a Dobby a su clínica, aunque estaba cerrada ese día, para que pudieran comenzar a tratarlo lo más rápido posible.

Solo podían imaginar la clase de dolor que estaba sintiendo el pobre animal.

Se pusieron manos a la obra y empezaron cortándole las uñas, lo bañaron y le realizaron análisis de sangre. A pesar de todas sus dolencias, Dobby nunca se quejó, estaba claro que entendía que querían curarlo.

Fue tan dulce durante todo el proceso, y parecía tan agradecido con sus rescatistas por ayudarlo.

Sara dijo:

“Se sentó allí con amor en sus ojitos, como si supiera que finalmente había sido salvado”.

Dobby recuperándose
Liz Ford

Una vez que lo limpiaron y le dieron un tratamiento inicial, Dobby fue tomado por Pawsibilities Rescue, que continuaron apoyándolo en su viaje de sanación.

Dobby necesitó de baños medicados durante meses para ayudar a curar su piel enrojecida y permitir que su pelaje volviera a crecer. Todavía estaba muy lejos de estar listo para ser adoptado cuando una familia vio su foto en Facebook y supo que estaba destinado a ser parte de ellos.

Liz Ford estaba buscando adoptar otro perro después de que sus dos perros mayores rescatados fallecieron, y se enamoró de un perro llamado Wylie que también estaba en Pawsibilities Rescue. Ella solicitó adoptarlo y fue aprobada, y mientras esperaba que él estuviera listo, vio la foto de Dobby y se enamoró instantáneamente.

Dobby adoptado
Liz Ford

Liz dijo:

“No podía creer lo que veía cuando lo vi. Mientras esperaba a que Wylie se curara lo suficiente para ser adoptado, estuve al tanto del pequeño Dobby. Cuando fui a recoger a Wylie, estaba sentada en el suelo en la casa del trabajador del rescate y Dobby vino y se acurrucó en mi regazo. En ese momento supe que él vendría a vivir con nosotros”.

Liz se llevó a Wylie a casa ese día, y cuatro meses después, volvieron juntos por Dobby. Dobby y Wylie se recordaron instantáneamente, y estaba claro que iban a ser los mejores amigos en su nuevo hogar.

Dobby y su hermano
Liz Ford

La piel de Dobby aún estaba sanando y su pelaje aún no había vuelto a crecer, pero su nueva familia estaba más que dispuesta a continuar con su tratamiento y ayudarlo a transformarse en el perrito peludo y saludable en el que sabían que podía convertirse.

Dobby ahora
Liz Ford

Dobby ahora está cubierto por completo de su pelaje blanco y esponjoso, y no se parece en nada al perro que fue llevado a la clínica hace años. Le encanta jugar con su hermano Wylie, y nunca ha sido más feliz. Su familia está muy orgullosa de lo lejos que ha llegado, y muy agradecida de tenerlo como parte de su manada.

Visita también:

Hombre rescata a perrito abandonado en un camino desértico y ahora viven una gran aventura

Amigable conductor de UPS posa con los adorables perritos que viven en su ruta