-

Inicio Historias Emotivas Perro que le falta una parte de su cerebro...

Perro que le falta una parte de su cerebro es el más feliz de todos

Moose tiene grandes problemas de salud, pero se ha robado el corazón de todos gracias a su adorable personalidad. Sin duda alguna, él es todo un ejemplo de vida.

Moose es un adorable perro pastor ovejero australiano, que Jennifer Osborne, de Ohio, encontró en una tienda de mascotas esperando a que alguien decidiera darle una oportunidad. Esta mujer defiende la adopción de perros sin distinción de raza, pero cuando conoció a Moose su principal temor fue que alguien pudiese abandonarlo debido a que le falta parte de su cerebro y tiene una apariencia bastante peculiar.

La mujer y su esposo se enamoraron por completo del perro.

A pesar de que tiene la nariz torcida al igual que su mordida, y problemas oculares que incluyen ‘ojo de cereza’ entre otros factores, él es muy dulce con todos y eso es por lo que principalmente se ha robado su corazón.

Perro le falta una parte de su cerebro pero es muy feliz

Perrito le falta una parte del cerebro pero es feliz
IG: mooseboy16

Desde que Moose tenía 6 meses ha presentado problemas de salud, y Jennifer cree que esto se debe a que su nariz se introdujo hacia su cráneo cuando estaba en el útero.

Moose también sufre de alergias estacionales y en 2018 comenzó a presentar convulsiones que afectaron su cuerpo y cerebro, dejándolo temblando y botando espuma por la boca.

Rostro de adorable perrito
IG: mooseboy16

Desde entonces, el perro se encuentra bajo un tratamiento con medicamentos para controlar las convulsiones.

Perrito especial sonríe en casa
IG: mooseboy16

De acuerdo a UNILAD, Jennifer explicó:

«Poco después de que obtuvimos a Moose, una resonancia magnética mostró que [él] no tenía frente, sin senos nasales, le faltaban partes del cerebro, particularmente la parte que lo ayuda a oler, y un quiste en el cerebro donde está la deformidad».

Perrito especial en el auto
IG: mooseboy16

El frente de su cerebro también está aplastado, y los ataques pueden llegar a empeorar. Aun así, su neurólogo no cree que esto acorte su vida.

La condición de Moose lo ha dejado con un aspecto adorable y distintivo, con ojos de diferentes colores como el músico y compositor británico David Bowie.

Perrito con su retrato
IG: mooseboy16

La mordida del perro muestra sus dientes inferiores así que parece que está sonriendo siempre.

Jennifer decidió crear un Instagram para Moose y allí sube grandiosas imágenes de él, posando ante la cámara como toda una estrella, incluso con accesorios como lentes y corbatas.

Perrito con gafas
IG: mooseboy16

Este adorable perro ha recibido mucho amor por parte de Jennifer, quien se enorgullece de él.

Jennifer comentó:

«Es asombroso y una bendición para mi vida. Es el perro más feliz que he conocido y estoy agradecida de que sea mi perro.

Aunque su cerebro no está completamente desarrollado, Moose se muestra bastante inteligente, tiene una personalidad arrolladora y ama a todos, así como ama jugar con sus juguetes los cuales prefiere no compartir con sus hermanos.

Perrito es feliz milagrosamente
IG: mooseboy16

Él sabe que es el consentido de su hogar y Jennifer considera que el hecho de que se encuentre con vida es todo un milagro.

Perrito con bufanda roja
IG: mooseboy16

Jennifer dijo:

«No tengo hijos pero él me hace sentir como una madre. Es mi niño. Me eligió como humano y me encanta».

La mujer estableció en 2018 una tienda en línea llena de productos relacionados con Moose con el fin de recolectar dinero para cubrir su tratamiento veterinario.

Perrito con corbata roja
IG: mooseboy16

Puedes seguir a Moose en su página oficial de Instagram para ver sus asombrosas fotografías.

Popular esta semanaPOPULAR
Recomendado para ti

Gato que ‘trabaja’ en un gimnasio de escalada lo intenta y se vuelve viral

Un adorable gato que trabaja en un gimnasio de escalada decide intentarlo y llega al final de la pared, la escena fue grabada y se hizo viral

Pequeños osos polares hambrientos mastican una bolsa de plástico

Un par de osos polares hambrientos fueron fotografiados en el momento justo en que jugaban con una bolsa de plástico en medio de la nieve.