Depresión en perros

perro-deprimido

Al igual que los humanos, nuestros perros también pueden sufrir de depresión, el mayor problema de esto es que al no poder hablar y comunicarnos de una manera fácil lo que están padeciendo hace que este grave problema sea un poco difícil de detectar.

Posibles causas de la depresión en perros

  • La llegada de un nuevo miembro a la familia (un bebé u otra mascota).
  • Una mudanza.
  • Un cambio en la rutina.
  • La pérdida de un hermano peludo o de un integrante del hogar.
  • Los cambios en el clima.
  • La falta de un guía en la familia, no incentivar el ejercicio, no fomentar la sociabilización con otros perros y la sobre – protección.

Podemos decir que los cambios repentinos en su entorno conducen a este padecimiento, nosotros somos los culpables de ello si no ayudamos a nuestra mascota cuando empecemos a notar los cambios.

Resulta muy difícil ver a nuestras mascotas en este estado pero no nos debemos asustar, con mucha paciencia y amor lograremos que nuestro perro vuelva a ser el mismo.

Cualquier perro, de cualquier raza se puede deprimir, especialmente los que recién salen de una protectora o albergue.

Síntomas de la depresión en perros

Si conocemos bien a nuestro perro nos daremos cuenta con mayor facilidad que está a punto de deprimirse. Al igual que los humanos, los perros nos muestran con su comportamiento si están deprimidos.

Los síntomas podemos confundirlos con simple aburrimiento o cansancio resultando un poco difícil de detectar la depresión.

  • El perro se muestra apático y desinteresado a las cosas que le emocionaban anteriormente.
  • Cada vez más empiezan a alejarse.
  • Trastornos del sueño.
  • Cambios en los hábitos alimenticios, pueden dejar de comer hasta hacerlo excesivamente.
  • Sed excesiva.
  • Dejan de sociabilizar con sus pares, apartándose aunque los provoquen para jugar.
  • Algunos pueden llorar o gemir repetidamente y mostrarse inquietos o nerviosos, se esconden por largo tiempo o buscan mucho a sus papás humanos.
  • En casos muy graves se pueden causar daño a ellos mismos y dejar de comer.

Debemos analizar la relación que tenemos con nuestro perro para poder encontrar las causas más probables que estén ocasionando este trastorno.

Si tu perro está presentando esos síntomas no dudes en llevarlo inmediatamente a un veterinario, la depresión es un problema que requiere de mucho cuidado y no hay que restarle importancia. Es necesario que lo lleves a consulta médica dado que muchas de las conductas mencionadas anteriormente también pueden ser el resultado de algún problema físico y no necesariamente estar relacionado con la depresión.

Tratamiento de la depresión en perros

Si el médico resuelve que tu perro está pasando por un cuadro depresivo es muy importante encontrar las causas para empezar de inmediato a establecer estrategias según el tipo de problema que haya causado ese estado en tu mascota. El médico puede diagnosticar si se trata de un problema físico o psicológico y de esa manera poder saber el tipo de terapia que se podrá aplicar en tu perro.

Es importante que tengas en cuenta las siguientes recomendaciones que seguramente el veterinario podrá sugerirte:

  • Dedícale tiempo a tu mascota, juega con ella, haz las cosas que más le gustan (camina, salir en auto, correr, hacer ejercicio). Pasa más tiempo abrazándolo y acariciándolo, mantenlo ocupado.
  • Si lo tienes que dejar solo en casa, déjale la radio o la televisión encendidas para evitar que se sienta solo. También existen juguetes interactivos que le servirán de entretenimiento.
  • Premia a tu perro cuando demuestre un comportamiento positivo, bríndale golosinas cuando esté feliz y no para hacerlo feliz ya que si está deprimido asumirá que es bueno seguir estando así y será aún más difícil sacarlo de ese estado.
  • Llévalo a que sociabilice con mas perros en el parque en caso de que no tenga compañía de otras mascotas en casa.

Si la depresión es causada por un desequilibrio químico los médicos podrán recetar medicamentos, recuerda que nunca debes medicar a tu mascota sin consultar con el veterinario.

Con mucha paciencia y cariño tu perro sin duda alguna volverá a hacer el mismo de antes.

Visita también: 

Parvovirosis en perros, transmisión, síntomas y tratamiento 

Leishmaniosis en perros, síntomas, prevención y tratamiento 

Torsión gástrica canina